martes, 23 de abril de 2013

En New York City ¡Coge dato!

Nueva York desde el Parque Brooklyn Bridge
Ya hemos escuchado cientos de veces que Nueva York es la ciudad que nunca duerme. Pero la verdad es que no sé quién fue el que inventó esa frase, pues claro que Nueva York duerme de noche. Yo diría que Nueva York es una ciudad a medio dormir. Es cierto que puedes encontrar muchos locales abiertos en las noches, pero la gran mayoría están cerrados. Tal vez eso de “La ciudad que nunca duerme” puede ser por la agitada vida nocturna, o sea, las discotecas y fiestas. Pero ¿Qué gran ciudad no tiene vida nocturna? Así que en serio, hay que cambiarle el nombre a los Niuyores. Lo de “La Gran Manzana” le queda mucho mejor.
Nueva York es una ciudad espectacular. Creo que lo comenté en uno de las primeras publicaciones de Tripping a la venezolana en New York City, hogar dulce segundo hogar, esta ciudad es para amarla o para odiarla. Si les encantan las grandes ciudades con todos los servicios al alcance de la mano, con el sistema de transporte que trabaja las 24 horas del día, con un Mc Donald’s en cada esquina, muchos abiertos 24 horas al día los 7 días de la semana, pues Nueva York está hecha para ustedes. Pero en cambio, si son de los que prefieren una ciudad tranquila, donde el humo de los carros no les nuble la vista, donde todo les quede lejos y necesariamente deban tener un carro, entonces pueden visitar Estes Park en Colorado, Honesdale en Pensilvania u Odorheiu Secuiesc en Rumania. Pero esta vez es tiempo de hablar de la Capital del Mundo. La capital del sueño americano, esa ciudad a donde muchos sueñan ir. Ella fue mi hogar por seis meses ininterrumpidos y casi lo era por más.
Regresé a Nueva York el 15 de mayo de 2012 a las 7:30 p.m. Me sentía un poco inestable a causa del famoso Jet Lag, ese desequilibrio que uno siente cuando viajas grandes distancias y atraviesa diferentes zonas horarias. Pero ya estaba de nuevo en casa y era la primera vez en mucho tiempo que podía entregar los suvenires que había comprado en los diferentes destinos que visité en el viejo continente. Mi bella Shany es amante y coleccionista de lápices, así que le traje varios lápices artesanales de varias ciudades, a mi negra Lizett le traje un imán para la nevera más un llavero y a mi tío Jesús unos chocolates de Berlín en forma de maleta. La primera noche no me costó dormir en absoluto, pues llevaba más de un día y medio sin dormir. Tan sólo toqué la cama, caí inconsciente hasta el otro día. Pero no todo sería perfecto. La semana siguiente sufrí de jet lag intenso. Las horas para comer las tenía como desubicadas, me daba hambre a la hora que no era y me despertaba como zombi en la madrugada.
En el parque Brooklyn Bridge
Mis días de ocio se suponía que habían llegado a su fin. Había regresado a trabajar en los Niuyores, no a vivir la vida de niño rico. Por segunda vez regresé a trabajar en AID FOR AIDS International, una organización sin fines de lucro, donde muchos de ustedes saben que he sido voluntario por años. AFA International está comprometida a mejorar la calidad de vida de personas con VIH en los países de Latinoamérica y el Caribe mediante varios programas que van desde reciclaje de medicamentos hasta educación de pares, consejería y acceso a tratamiento antirretroviral (Para más información sobre AFA International pueden visitar www.aidforaids.org) Esta vez tuve la extraordinaria experiencia de trabajar como asistente en el departamento de desarrollo y comunicaciones junto a un mexicanito abusadorsito que era mi supervisor. Una vez más pude compartir con un grupo de personas dentro de un ambiente profesional que indudablemente me sirvió y continuará sirviendo en mi formación como profesional.
En mi segundo día de regreso en la capital del mundo me quedé en casa descansando del viaje. Compré desayuno en un carrito cerca de la casa y de nuevo tuve que hablar inglés y lo mejor es que no lo había olvidado. Lo que sí creo es que tal vez llegué hablando inglés con acento españolete: -“Hoshtía, tío canaijaf tu egs on a rol? And a eshmol cofi? (Can I have two eggs on a roll and a coffee?) Pero después gracias a Shany mejoré mi acento mucho.
Acostumbrarme de nuevo a Nueva York fue fácil. Por fin estaba de nuevo trabajando y ahora podía pagar mis deudas y tendría dinero para tomarme un café en Estorbo, perdón Starbucks (ingrese mandibuleo extremo aquí / chiste sólo para venezolanos). Me hice más hogareño y me convertí en el dedicado hermano mayor de Shania. La llevaba al colegio en la mañana y luego me iba al trabajo, la buscaba en las tardes y nos íbamos a la casa. Shany es esa hermanita inteligente que nunca tuve. La hermanita con la que por fin podía hablar sobre las teorías del origen del universo y no me dijese: -“¡Sí eres gallo!”-. Una vez tuvimos una larga conversación de más de dos horas que había comenzado por la simple pregunta sobre la diferencia entre un virus y una bacteria y terminamos hablando de la evolución humana, el hombre de Neandertal, el homo sapiens sapiens y otras cosas. Shania estaba tan emocionada con la conversación que cuando se fue a dormir le dijo a Lizett: -“Mami, acabo de tener la conversación más interesante de toda mi vida”.- ¿Cómo no adorar a alguien así?-. Hasta lloró el día que me tuve que regresar a Venezuela. Ya pasados varios meses aún hablamos por video llamadas de vez en cuanto y cada vez me muestra con orgullo cómo pronuncia la “RR” en español con tranquilidad.
Puente de Brooklyn
Muchos me han preguntado qué visitar en Nueva York. La verdad es que todo depende. Depende de los días que se tengan destinados para visitar la ciudad, del presupuesto, de la gente con la que vayas, de si eres de los que te vuelves loc@ en las tiendas de ropa, si te encanta la fotografía o simplemente eres de los que les gusta caminar por la ciudad y apreciar la arquitectura. Como ven, los Niuyores tiene el nombre de mega ciudad bien ganado. Hay miles de cosas qué hacer y para todos los gustos. A mí personalmente me gusta caminar de vez en cuando y apreciar la inmensidad de la ciudad y sentir lo minúsculo que soy en frente de ella. Lo siento como un reto y en definitiva lo es; vivir en Nueva York es un reto.
Nueva York es una ciudad que reúne múltiples culturas de todos los rincones del mundo. Es impresionante ver como tantas personas de diferentes linajes, culturas y religiones pueden vivir armoniosamente en una misma ciudad.
Por supuesto que pasan cosas de vez en cuando como en cualquier otra ciudad. No quiero decir que Nueva York es perfecta y que allá todos son multimillonarios y jamás sucede algún crimen. Como en cualquier ciudad del mundo de vez en cuando suceden cosas.
Nueva  york cuenta con una población de más de 8 millones de habitantes distribuidos en los 5 distritos que la conforman, también conocidos como boroughs. Es decir, New York City está conformada por 5 distritos: Manhattan, Brooklyn, Queens, Staten Island y el Bronx. Sin embargo, dentro de la cultura neoyorquina, sólo Manhattan se concibe como la gran manzana. Es decir, para un neoyorquino New York City sólo es Manhattan. El resto son los "suburbios" es decir, la zona poco cacherosa de la ciudad.
Cada uno de los boroughs, que conforman esta gran ciudad, son diferentes entre sí. Manhattan es el más famoso de todos. Es una isla en el medio del río Hudson. Es el más pequeño de los distritos pero a su vez es el más poblado. El bajo Manhattan está repleto de edificios altísimos y desde la lejanía su horizonte repleto de rascacielos es mundialmente conocido. Después le sigue Brooklyn, famoso por las películas de pandillas. Luego El Bronx, famoso por ser el lugar donde Jennifer López nació y ser una de las áreas con mayor población de gente afrodescendiente, es decir, de negros. Y no negros como yo, sino negros que en comparación conmigo yo parezco blanco de ojos azules ¡Se pueden imaginar! Otro de los distritos es Queens, el segundo más grande y fue donde viví por 7 meses. Por último está Staten Island es el distrito menos poblado y para llegar hace falta tomar un ferry que sale desde la parte baja de la ciudad.
El clima de la gran manzana es como el clima de cualquier ciudad del norte. Cuenta con las cuatro estaciones. La diferencia es impresionante. En invierno hace FRÍO, no es como el frío que hace en Los Teques o en la Colonia Tovar, sino FRÍO de verdad. Al otro extremo de la balanza, tenemos que en el verano hace mucho CALOR, pero mucho. Las temperaturas superan los 110° F (43° centígrados) y la humedad es tan alta que hace que se sienta diez veces más.
Con #MaiTruLof en el High Line Park
Me imagino que muchos estarán preguntándose por el famoso Subway y no precisamente de la franquicia de comida rápida, sino del sistema de trenes subterráneos de New York City. Es el sistema de trenes más grande de los Estados Unidos y del mundo. La primera etapa de operación de trenes fue en 1863 y la primera sección elevada de trenes fue en 1868 y por último, la primera sección subterránea de trenes comenzó a operar en octubre de 1904. Es decir, este sistema de trenes es VIEJO y lo demás es cuento. A menudo hay quienes comparan al metro de Caracas con el Metro de Nueva York y dicen que el de Caracas es más limpio y en cambio el de Nueva York es sucio y demás. Lo cierto es que creo que la comparación no es válida, puesto que no puedes comprar 150 años que tiene el Metro de Nueva York con apenas 30 años que tiene el Metro de Caracas. El Subway cuenta con 483 estaciones distribuidas por Manhattan, Brooklyn, el Bronx y Queens. Eso se traduce en que puedes encontrar una estación casi en cualquier lugar dondequiera que estés en Nueva York y si no, posiblemente puedas tomar un autobús. Aquí la gente paga con una tarjeta donde puedes abonar dinero y swipearla, digo, pasarla cada vez que necesites utilizar el sistema. Los precios están en $114 la tarjeta mensual, $30 la semanal y $2,50 cada viaje individual. Sí, es un poco caro, pero creo que el precio justifica el buen servicio. Funciona las 24 horas del día los 365 días del año y es uno de los pocos sistemas de trenes que funcionan de esta manera en todo el mundo. 
Si al llegar a la gran manzana no quieren pagar un taxi que posiblemente les cobrará más de la cuenta, pueden irse en tren tranquilamente hasta Manhattan o donde quiera que vayan. Es fácil, sencillo, barato y no tienen que preocuparse por si los robarán. Desde el aeropuerto JFK (Aeropuerto Internacional John F. Kennedy) pueden tomar el Air Train que pasa por todos los terminales del aeropuerto y los conecta directamente con el sistema de trenes de NYC. Todo eso  por tan sólo $7,25. 
Además del aeropuerto JFK ubicado en los suburbios de Queens, también está el aeropuerto LaGuardia. Este último también está en Queens, pero llegar a él es un poco más difícil. No hay trenes que te lleven hasta LaGuardia, sólo hay autobuses. Por otra parte, LaGuardia no es aeropuerto internacional, es decir, sólo llegan vuelos locales. Otro de los aeropuertos internacionales cercanos es el de Nueva Jersey. Este último, de nombre Newark, es una buena opción. Está relativamente cerca de Manhattan y al igual que el JFK, también tiene un Air Train que los conecta con el sistema de trenes de Nueva Jersey y éste a los lleva hasta la Penn Station en Manhattan. Además, muchas veces los vuelos para el Newark salen más baratos que para el JFK. Creo que es debido a que este último es más cacheroso y más conocido.
Por otro lado, para aquellos que sueñan con vivir en la gran manzana y pasar el resto de sus días en una de las cinco aglomeraciones más poblada del mundo, déjenme decirles algo; los precios de las rentas son algo caras. Debido a factores como la popularidad de la ciudad, la cantidad de personas por kilómetro cuadrado, el nivel de la calidad de vida, entre otros. Esto hace que poder alquilar un apartamento en Nueva York sea un poco caro. Así que piénsenlo bien antes de elegir Nueva York como su hogar.
En el Museo de Historia Natural
Los sitios  para visitar en Nueva York son simplemente miles y todo depende de los gustos particulares de cada quien. Entre los más famosos se encuentran el edificio Empire State, el edificio más alto de toda la ciudad, al que por cierto jamás he subido. En su lugar, la primera vez que visité la ciudad subí hasta la cima del edificio Rockefeller Center. La vista es magnífica. El momento ideal para subir es al atardecer, pues pueden ver la ciudad de día y al poco tiempo pueden apreciarla de noche. La vista que se tiene del Central Park es genial y me han dicho que incluso es mejor que desde el Empire State. No recuerdo exactamente en cuánto estará a estas alturas el boleto para subir hasta la cima del Rockefeller, pero hace 4 años me costó $18.
Algo muy importante que deben saber es que en todos lados dan cupones de descuentos. Si van a un Mc Donald’s siempre hay un lugar donde hay folletos e información turística y allí encontrarán cupones con descuentos. Eso es algo que muy poca gente sabe y que ayuda mucho, pues siempre te dan que si 10% o 15% de descuentos en museos o tiendas de ropa, incluso en restaurantes de comida rápida como KFC. Así que si van con poco dinero, ya sabes que estos cupones te ayudarán mucho.
Uno de los íconos de la ciudad es el muy famoso puente de Brooklyn. Fue construido entre los años 1870 y 1883 y durante sus veinte primeros años de vida fue el puente colgante más grande del mundo. Cuando visiten Nueva York no pueden dejar de dar un paseo por este puente. En realidad el puente de Brooklyn es un puente colgante como tal vez los puedan encontrar en otro países, pero su fama lo ha hecho uno de los puentes más visitados del mundo. Hay una estación de los trenes J y 6 que lleva el mismo nombre del puente y los deja al lado. Lo que les recomiendo es caminar el puente a pie o en bicicleta hasta llegar a Brooklyn y una vez allá visiten el Brooklyn Bridge Park (Parque Brooklyn Bridge). Desde este parque se tiene una vista magnífica del bajo Manhattan y vale la pena ir de noche. Además, hay Wi-Fi en el parque. Para regresar a Manhattan –si no quieren caminar de regreso todo el puente que es como 30 minutos más– pueden tomar el tren A en High Street.
Un lugar que no pueden dejar de visitar es el Central Park. Quien visite la Gran Manzana y no vaya el Central Park es como no haber ido. El Central Park es uno de los parques urbanos más grande del mundo y recibe a más de 25 millones de turistas al año. Está ubicado en el centro de Manhattan y es casi el único lugar donde se ven muchos árboles dentro de esta gran jungla de concreto. Antiguamente el Central Park al anochecer era un lugar peligroso. En décadas pasadas ocurrieron varios crímenes, pero en la actualidad e igual como en toda la ciudad, el crimen se ha reducido considerablemente y ahora es seguro andar por esos lares. Aunque yo nunca me confío, no está demás andar paranoico. La presencia del Central Park en numerosas películas, series de TV y relatos famosos lo han convertido en uno de los íconos más importantes de la ciudad ¡Tienen que ir!
Dentro del Central Park está el famoso zoológico de la película Madagascar. Es un zoológico pequeño y para todos aquellos a quienes les gusta ir a ver animalitos encerrados, sería una buena distracción. Recuerdo que la vez que lo visité tenían un oso polar que estaba literalmente DERRITIÉNDOSE en pleno verano ¡Pobre oso! fuera de su hábitat y para rematar, lo llevaron a un sitio donde hacía más de 40° centígrados.
En el High Line Park
Hablando de parques, la ciudad está repleta de ellos. Hay pequeños, grandes, medianos y de todo tipo, donde quiera que vayan. Otro parque famoso es el Battery Park y está ubicado en el bajo Manhattan. En este mismo parque se puede tomar el bote que los lleva hasta la Estatua de la Libertad. Además, tiene múltiples monumentos que conmemoran algunas guerras y es un sitio bonito para ir a tomar fotos y ver la Estatua de la Libertad a lo lejos.
Otro de los parques famosos de la ciudad y uno de mis favoritos es el High Line Park. Este se trata de unos antiguos rieles del sistema de ferrocarriles de la ciudad. Por años estuvieron en desuso, pero recientemente han sido restaurados y han hecho un parque fenomenal. Imagínense un elevado por donde antiguamente corría un tren, ahora convertido en parque. El High Line Park está en el lado Oeste del bajo Manhattan y comienza en la calle 14. Este parque apenas lo conocí el año pasado y desde ese entonces fui con casi todos los amigos que me visitaron mientras estuve en Nueva York. El parque tiene lugares donde comprar comida, helados, raspados –conocidos como “shaved ice”-, entre otros. Se los recomiendo ampliamente.
Estamos claros que si no vamos a la estatua de la libertad es como no haber visitado la capital del mundo. Sin embargo, creo que las dos primeras veces que fui no visité la isla donde está la estatua. Pero esto no quiere decir que no la vi. Les explico, quienes quieren ahorrarse unos “churupos” (dinero en español caraqueño) pueden tomar el ferry que va a Staten Island. El ferry es completamente gratis y pasa al ladito de la estatua. Igualito si piensan que van a ir a la isla y van a subir hasta la corona de la estatua, les voy diciendo que no es posible. Siempre está cerrado y jamás dejan a nadie subir. Así que es mejor que agarren el ferry, pasan por el lado, le toman una foto, llegan a Staten Island, con la misma agarran el mismo ferry de regreso y en media hora están de regreso en Manhattan.
Para los que quieren visitar el Bronx pueden aprovechar de pasar por el Bronx Zoo. Este zoológico es inmenso y la entrada oscila entre los $10. Lo visité hace como tres años, pero fue en otoño y casi todos los animales no estaban en exhibición. Aunque pensándolo bien, debería dejar de visitar zoológicos ya que siento que apoyo el hecho de mantener animales encerrados en jaulas y hábitats que no son las de ellos.
Otro de los lugares que os recomiendo, tíos, es la Grand Central Station (Estación Central de Trenes). Tienen que ir, es bellísima, inmensa y además, hay una tienda Apple que dicen que está abierta las 24 horas, pero en realidad es mentira. Una parte de la estación la transformaron en tienda Apple. No fue que construyeron una tienda dentro de la estación, sino que una parte de la estación es la tienda. Parece como que está al aire libre. De pronto subes unas escaleras y allí está la tienda. Puedes usar todas las computadoras, Ipads, Iphones, Ipods, etc. Es una buena alternativa para meterse en Internet en caso de emergencia, ya que te dejan usar todos los dispositivos.
Battery Park
Para todas aquellas amantes de la moda, del lujo, la vanidad y deseosas de convertirse en burguesas, pero lamentablemente pertenecen al club de los pelabolas, no pueden dejar de ir a China Town. Se preguntarán ¿Qué tienen que ver los chinos con esto? Es fácil, ellos clonan hasta su madre. Éste es el lugar donde pueden encontrar una imitación PERFECTA de cualquier cartera Louis Vuitton, Chanel o Dolce & Gabbana por precios increíblemente baratos. Recuerdo hace años cuando fui con Adrienn, mi amiga húngara, Paulina e Ita, unas amigas mexicanas y otras personas más, ellas compraron unas carteras por tan sólo $100. Como yo no sé de carteras, pensé que estaban caras y no entendí sino hasta que fuimos a la tienda de Louis Vuitton en la Quinta Avenida y vi que el precio de la cartera original sobrepasaba los $2.000 así que la diferencia es mucha. Lo cómico de todo esto es que vender estos clones es ilegal. No es como en Caracas que todos los buhoneros tienen copias de todas las marcas famosas y no pasa nada. En la capital del mundo esto un delito y va preso quien venda eso. Pero como los chinos son chinos y ellos buscan la manera de salirse con la suya, las venden mágicamente. Cuando lleguen a China Town pueden fijarse que hay algunos chinos en esquinas con miradas sospechosas. Usted se le acerca y le dice “caltela, Louis Vuitton, Dolce & Gabbana” o la marca que sea. No tienen que esforzarse por hablares en inglés, pues ellos sólo se saben los números y las marcas. En seguida te sacan unas fotos con todas las carteras, te dicen el precio, “negocias” con ellos hasta que te la rebajen lo más que puedan, luego se van, te traen la cartera en una bolsa negra, la revisas rapidito, le das el dinero y ellos salen corriendo como locos y se desaparecen. Muchas veces te llevan a un callejón solitario y piensas que te van a robar o violar, pero eso en realidad lo hacen para que la policía no los vea.
Por otra parte, también pueden visitar la famosa calle Wall Street. En lo personal no le veo nada de interesante. Es una calle más, con gente, asfalto, estaciones de tren y más de lo mismo, pero la calle en sí es muy famosa. Es considerada como el corazón histórico de la ciudad y es hogar de la bolsa de valores de Nueva York.
Por último, museos sobran. Hay miles. Incluso hay un museo del sexo que en realidad no es gran cosa, es sólo un museo que muestra películas porno y juguetes sexuales ¡Oh sí! Y enseñan cómo practicar sexo oral, WTF?
Mi museo favorito es el Museo de Historia Natural. Visitar este museo requiere por lo menos de media tarde, la entrada es sugerida. Cuando llegan al museo y van a comprar la entrada hay una lista de precios, pero en realidad en letras pequeñas dice “precio sugerido” eso quiere decir que pueden pagar un dólar si les da la gana. Pero no sean tan tacaños, por lo menos den dos dólares. Lo que sí son de pago obligatorio son las exhibiciones especiales. Como el viaje al espacio y el terrario de arañas. El viaje al espacio es el mejor de todos. Es una recreación virtual de un trasbordador espacial ¡Parece un viaje real!
Estatua de la Libertad desde el ferry
Y ya para no hacer el relato más largo, les reitero que lugares para visitar sobran en la capital del mundo, por algo se ha ganado varios sobrenombres a lo largo de los años. Nueva York es una ciudad impresionante y de otro nivel. Caminar por sus calles, respirar su aire y vivir allá es simplemente de otro mundo. Es un estilo de vida que tal vez le incomode a muchos y a otros les encante, pero de algo sí debemos estar claro todos; Nueva York es una ciudad para vivirla.

Nos vemos en la próxima edición de su blog favorito.

En el próximo post sabrán lo importante que es tener amigos en todo el mundo y cómo hacerlos. Además ¿Quieren rumbear a lo grande en la Quinta Avenida? Entonces no dejes de leer la próxima publicación.

Un abrazo grande desde la capital con más burgueses del planeta (Chiste sólo para Venezolanos)

Moisés.

Bienvenido a Tripping a la venezolana

¡Puedes seguirme en Facebook y Twitter!.

¡Suscríbete a Trippinng a la venezolana!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.