domingo, 3 de junio de 2012

Visita al campo del terror....

Muriéndo del frío.
Érase una vez un negrito venezolano con cara de indio, que se la pasaba viajando por el mundo. Decidió visitar Europa, por un par de meses, y conocer Alemanía o Nazilandia y muchos otros paises. Cierto día, aún en Nazilandia, cansado de su encierro voluntario, debido al supuesto "frío" extremo de la ciudad, decidió salir de paseo a algún lugar interesante. Lo pensó mucho antes de decidirlo, pues sentía que de estar mucho tiempo expuesto al frío invernal de esas tierras, sus pulmones caribeños podrían colapsar. Fue así que después de una búsqueda exhaustiva por la web sobre lugares dentro del ámbito BBB (Buenos Bonitos y Baratos) encontró por fin a donde ir por el módico precio de 10€.
Fue así como un día me decidí a ir al Campo de Concentración Sachsenhausen, presídio de miles de personas durante el régimen Nazi de la Segunda Guerra Mundial.
Tenía menos de tres semanas en Nazilandia, fue el primer día de frío de verdad verdaíta. Las temperaturas llegaron por primera vez a bajo cero. La gente decía que el tiempo estaba de lo mejor, yo sólo los veía y evitaba analizar lo que ellos decían.
Una compañera de clases, proveniente de la Madre Patria, que trabajaba para una agencia de turismo en Berlín me recomendó los tours que ellos ofrecían. Entré a la página web de la agencia y compré uno de los tours disponibles ese día. Los paseos variaban entre 7 y 12€. El mío costó sólo 10€, y por cierto, por bruto e impaciente, mientras compraba el tour desde la página web con mi tarjeta de crédito/débito, no sé qué hice y me cobraron doble, es decir, en lugar de cobrarme un sólo tour me cobraron dos. Por suerte, días más tarde revisando mi estado de cuenta online me percate del asunto y contacté a la agencia de turismo y me devolvieron mi dinero.
Me parece importante resaltar algo, si alguno de ustedes tiene pensado hacer algo parecido y cruzar el charco e irse a las Uropas o cualquier parte del mundo, después de haber trabajado en el "imperio". Algo que no debe faltar es abrir una cuenta en algún banco imperialista mesmo. Sí, en algunos de esos bancos horribles partidarios del régimen capitalista, donde las tarjetas sí te funcionan en el extranjero. Como venezolano, sabrás el gran dolor de cabeza que significa usar una tarjeta de crédito de algún banco venezolano en el extranjero. Primero jalar y rezar para que CADIVI te autorice la tarjeta y después, cruzar los dedos para que te pase y no te nieguen el pago. Les cuento que fue lo que hizo este negro caribeño capitalista revolucionario mesmo. Con mi primer pago, cuando estaba en Colorado, me fui a un banco y abrí una cuenta. Sólo me pidieron el número de Seguro Social, una dirección para enviarme la tarjeta y el dinero ¡Majná! Una semana después tenía una tarjeta que podía usar en todos lados. Esto me salvó la vida por las Uropas. Además de ser la manera más cómoda de pagar y de no cargar efectivo encima, sirve también para compras por Internet y lo más importante ¡Reservar los pasajes de avión!


      Entrada al campo de concentración
Una vez comprado el tour para ir al campo de concentración, me disfracé y me fui. Con lo de disfrazarme me refiero a ponerme los guantes, el gorro, bufanda, etc., etc., etc. Salgo de mi apartamento más disfrazado que payaso en fiesta de niños. Me percato que no hacía tanto frío como yo pensaba. Me digo: -"Sí eres exagerado, Moisés ¡Aprende a aguantar frío!"-. Acto seguido decido devolverme y cambiarme de ropa ¡El mayor error que he cometido en mi vida! Me visto con ropa un poco más ligera. Además, es más cómodo andar sin tanto trapo. A estas alturas yo aún ni sabía como sería el tour al campo de concentración. Me imaginaba un gran edificio lleno de habitaciones con rejas. Tipo la cárcel del Rodeo en Venezuela. Salgo de nuevo y me dirijo al tranvía. Todo era perfecto hasta ahora. Milagrosamente el sol se había asomado un poquito detrás de las nubes. Eso es un hecho de gran importancia en esas tierras frías y desprovista de sol. La gente miraba al cielo con asombro. Exclamaban y apuntaba hacía las nubes y algunos hasta lloraban de la emoción. En cambio yo veía el sol como algo normal y rutinario. Más tarde entendería por qué se asombraban tanto. Subo al tranvía y tres cuadras más adelante me bajo para tomar el S-Bahn hasta Harckescher Markt, estación desde donde partía el tour. Al llegar,  ubico enseguida al grupo de hispanohablantes, los tours los dan en varios idiomas; español, inglés, francés, italiano y hasta hebreo. Tomé el tour con los hispanohablantes. Había tres argentinas extremadamente weleareposas, jamás puede faltar este tipo de gente, un brasileño, un matrimonio colombiano, una señora española con sus dos hijos, que parecían sacados de un cuadro de Botero ¡Y no exagero! Y otra pareja de españoles. Desde el centro de Berlín fuimos a la estación central de trenes. Desde allí tomamos un tren regional que nos llevó cerca del campo de concentración. Nos tomó sólo 30 minutos llegar hasta la estación cerca del campo y de allí tuvimos que caminar como 30 minutos más hasta por fin poder llegar al famoso campo de concentración Sachsenhausen. Este campo está ubicado en la población de Oranienburgo, en el estado de Brandenburgo, muy cerca de Berlín. Se trata de un campo de concentración que fue construido por el régimen Nazi en el año 1936, donde se mantuvieron cautivos, princialmente, miles de presos políticos, además de judíos. A pesar de no ser un campo de concentración especialmente para judíos, estos eran una minoría dentro del campo, al igual que los homosexuales y posteriormente Testigos de Jehová. Durante el régimen Nazi se exterminaron un aproximado de 36 mil presos en este campo. Una cifra asombrosa, pero en realidad  pequeña en comparación con el total de muertos que hubo en otros campos, como Auchwitz, por ejemplo.
"El trabajo los hará libres"
Mientras nos acercábamos al lugar, poco a poco, podíamos divisar la entrada del campo. Parecía una capilla rodeada por largos muros de concreto. La puerta que daba paso al lugar se trataba de una reja de metal vieja y oxidada. En la parte superior no podía faltar el típico mensaje con el que se recibía a los prisioneros "Arbeit Macht Frei" (El trabajo los hará libres) Algo realmente macabro. Puesto que el trabajo jamás los liberó, más bien mató a muchos. Existen cientos de historias relacionadas a los infames y famosos campos de concentración y de exterminio Nazi. Algunos sobrevivientes relatan los horribles días que les tocó vivir, muchos permanecieron cautivos por años, otros simplemente no soportaron el trabajo pesado y murieron, algunos fueron víctimas de experimientos científicos y muy pocos corrieron con la suerte de salir "vivos" después de la caía del régimen Nazi y el fin de la Segunda Guerra Mundial, en el año 1945. Otras historias dicen que todo lo anterior fue completamente falso. Existen personas que aseguran que todo lo fantástico relacionado con los campos de concentración fue en realidad alterado por los judíos después de la caída del régimen Nazi. Que en realidad jamás existió tal genocidio y las cifras son sólo exageraciones que han quedado en la historia universal hasta la fecha. Esto último sólo lo menciono porque estoy más que seguro que si mi amigo Luis, el mexicano, lee esto, me va a salir con una mega explicación fanática y decirme que todo fue mentira. Luis take it easy, man! :)
Algo que aprendí ese día fue la diferencia entre los campos de concentración y los campos de exterminio. Estos últimos, como por ejemplo el de Auchwitz, se trataban de instalaciones donde se enviaban a los prisioneros en masas para ser exterminados deliberadamente. Contaban con inmensas cámaras de gas, donde se colocaban a los prisiones y posteriormente eran asesinados con gases. A diferencia, los campos de concentración eran lugares donde principalmente se mantenían presos políticos obligados a trabajos forzosos y las matanzas deliberadas no eran parte de la funcionalidad del campo. Sin embargo, la muerte era inevitable y debido a las condiciones de trabajo, vivencia y convivencia muchos morían de hambre, frío y enfermedades, que se hacían muy comunes entre los presos. Cuando entré al campo, no fue como me lo había imaginado. Estaba casi desierto. Yo me imaginaba algo lleno de celdas y cosas horrorosas. En cambio, vi una planicie, parecida a un campo de fútbol, sin prácticamente nada en pie. Al lado izquierdo había cuatro o cinco barracas reconstruidas. Las barracas eran las construcciones de forma rectangulares donde dormían los presos.

Barraca
La temperatura comenzó a bajar paulatinamente. Sin darnos cuenta, de pronto, ya hacía 5 grados bajo cero. Se pueden imaginar, yo sin casi ropa, ya que pensaba que no haría tanto frío, casi muero congelado. Además, todo era al aire libre. En principio había pensado que el campo de concentración se trataba de un edificio que recorreríamos y seguramente tendría calefacción. ¡Pobre iluso! En realidad no había calefacción en ningún lado. En sólo dos oportunidades estuvimos en sitios cerrados. El guía nos fue explicando las partes del campo. Primero, la "franja de la muerte" , era una zona que rodeaba todo el perímetro del campo y estaba antes de las rejas eléctricas. Esta franja era una advertencia para los presos. No se debía cruzar por nada del mundo, de lo contrario, cualquier oficial estaba autorizado a dispararle a quien se atreviera a traspasarla. Además, después de cruzarla se encontraban las rejas electrificadas, que eran capaz de freír a quien las tocara. Después caminamos hacia las barracas. Estaban reconstruidas, puesto que después del fin de la Segunda Guerra Mundial el campo se fue deteriorando poco a poco. Es por eso que recientemente, con la finalidad de mostrar al público las crueldades del campo de concentración, se decidió convertirlo en una atracción turística y reconstruir las antiguas e infames casas de los prisioneros.
Retretes 
Entramos y lo primero que vi fueron los baños. Me impresioné sobremanera. Eran dos habitaciones largas con retretes uno al lado del otro, sin ninguna división o puertas. Los retretes eran de madera y parecían cualquier cosa menos pocetas. No me quiero imaginar cómo hacían los pobres presos para ir al baño en la mañana antes de trabajar. Después pasamos a una especie de sala que estaba antes de entrar a la habitación. En esa sala habían varias mesas y una división pequeña donde se encontraba una cama, cuyo húesped era el preso que se encargaba de vigilar a los demás. Era el preso "privilegiado" ya que podía dormir fuera de la habitación, que la mayoría de las veces estaba en situaciones antihigiénicas. La habitación donde dormía el resto de los presos, era una habitación de dimensiones pequeñas, con literas de tres pisos, una al lado de la otra. Los olores y pestes eran comunes allí adentro y muchas veces se tuvieron que quemar y reconstruir debido al mal estado en que se encontraban. Dentro de las barracas era otra vida, también muy fuerte. Las normas eran extremas y exageradas. Todos debían llevar siempre el gorro, de lo contrario la pena era la muerte. Cuando un preso perdía su gorro, por cualquier causa, esperaba la media noche y robaba el gorro de alguno de sus compañeros, evitando así la pena de muerte que se le infringiría.
El típico uniforme de los prisioneros del campo, era de rayas medio azules y blancas. No tenían calefacción dentro de las barracas y la ropa de invierno era escasa. En invierno, las temperaturas podían llegar hasta los 20 grados centígrados bajo cero.  Esta era la temporada cuando morían más presos debido a la hipotermia. El guía turístico nos comentó que en el invierno de 1943, las temperaturas alcanzaron los 29 grados bajo cero y se mandó a todos los presos al centro del campo completamente desnudos desde las 7:00 a.m. hasta las 9:00 p.m. Éste fue el día donde murieron más prisioneros en masa, cerca de 1000, debido a la hipotermia y a la imposibilidad de moverse en absoluto. Hasta estos niveles puede llegar la crueldad humana. Si yo me estaba muriendo del frío y tenía una chaqueta, guantes y orejeras y sólo hacía 5 grados centígrados bajo cero, no me quiero imaginar lo que fue estar parado desnudo a 20 grados bajo cero con esbirros armados caminando a los lados.



Habitación de los prisioneros
Después de la barracas entramos a un museo con piezas y restos de cosas peculiares dentro del campo. Vi el uniforme de los presos que ya les mencioné, herramientas de trabajo, cartas de presos, zapatos, entre otras cosas. Tuvimos 20 minutos para descansar y poder comer algo. Yo me había llevado un sandwich de jamón y un termo con jugo. Se pueden imaginar, el jugo estaba casi congelado y el pan estaba más tieso que la estatua de cera de Fidel Castro que tienen en el museo de cera de Londres. Medio me lo comí. Después de los 20 minutos caminamos hacia las cámaras de gas. Ya casi ni sentía las piernas, me dolía la cara y la chaqueta comenzaba a ser inútil. Me coloqué la bufanda alrededor del cuello y hasta más arriba de la boca y la nariz. Llegamos a las cámaras de gas. Eran sólo ruinas. Las paredes las habían derribado por completo y no las habían restaurado. Se trataba de varios cuartos donde se llevaba a los presos para "examinarlos". En un área se les pedía que se quitaran toda la ropa, en la otra alguien los examinaba para ver si tenían dientes de oro, los cuales se les extraían una vez eran asesinados. A estos prisioneros con dientes de oro se pasaban a otra habitación donde una supuesta máquina les tomaría la estatura, pero en realidad cuando se colocaban encima de la máquina, detrás de la nuca había un orificio por donde un oficial estaba esperando con un arma y le disparaba matándolo instantáneamente. El oficial ni siquiera veía el rostro de su víctima, con esto se evitaba la compasión y era más fácil la matanza. Los demás presos que no tenían dientes de oro, se les decía que debían bañarse antes de seguir examinándolos. Los pasaban a un cuarto cerrado herméticamente donde posterirmente eran asesinados utilizando el gas "Zyklon B", que era una marca de insecticida a base de cianuro. El gas era colocado en el techo dentro de unas tuberías. Una vez que las víctimas quedaban encerradas, el Zyklon B reaccionaba con la humedad interna que se producía debido al encierro de las personas. Éstas sufrían, en principio, sofocación. Posteriormente, perdían el control de los esfínteres. Como resultado, las víctimas se orinaban y defecaban sin control, mientras que las mujeres en regla, menstruaban desmesuradamente. Luego venía la inconsciencia, la muerte cerebral, el coma y la muerte, entre 20 y 25 minutos después de ingresadas las dosis de veneno. La muerte normalmente nunca era instantánea.
Uniforme de los presos
Fuera del campo, después del fin de la Segunda Guerra Mundial, se encontraron toneladas de cenizas, de las víctimas de las cámaras de gas. Éstas eran incineradas después de ser asesinadas.
Actualmente se crearon unas especies de tumbas donde se colocaron las cenizas y se ponen piedras encima como símbolo de condolencia. Una de las partes más impactantes en todo el recorrido.
Allí me olvidé del frío, del hielo que había en el suelo por la baja temperatura, me olvidé de todo. Traté de imaginar lo que fue vivir dentro de ese sitio por años y vivir las más horribles torturas.
La crueldad humana llega a límites que ni la ciencia ficción pueden superar. Todo por una razón que ha perdurado por miles de años; "El poder", el querer ser más poderoso que los demás. El querer controlar y estar por encima de todo. Querer tener poder absoluto es algo que ha perdurado desde la época de las dinastías egipcias, pasando por el Imperio Romano, los reyes católicos, la inquisición, las dictaduras y las democracías hipócritas que existen actualmente. Algo que jamás cambiará hasta que la raza humana sea consciente de su autodestrucción y aprenda de los errores del pasado.

Cámara de gas
De igual modo,el fanatismo es otra de las razones de estas horribles manchas de la historia de la humanidad. Vivir ciegamente de regímenes autoritarios que promenten cosas imposibles y que más temprano que tarde caen por su propio peso y sus seguidores se lamentan sin poder solucionar nada.
Todo podría ser tan fácil si tan solo fuesemos lo suficientemente tolerantes, inclusivos y respetuosos para aceptar a todos por igual, con defectos, virtudes y problemas. Pero somos complicados y hacemos de un hilo una telaraña.
Fue así, como ese día aprendí algo más de la Segunda Guerra Mundial. Aprendí de algo que he leído muchas veces en libros , visto en películas, pero que jamás había presenciado en vivo y directo. Indudablemente me enseñó mucho a tolerar. Aunque sé que nadie aprende de las experiencias ajenas, por lo menos confío en que algo se aprende de cada cosa que hacemos.
Sé que hasta hoy la mayoría de los relatos han sido divertidos, pero intenté en lo posible sacar algo "cómico" de eso y no lo pude hacer. No me pareció pertinente en absoluto, más bien, me llamó a la reflexión escribir sobre este sitio.
Indudablemente, si algún día visitan Berlín, no pueden dejar de ir a este sitio. No es un sitio hermoso, lleno de paisajes multicolores, sino de paredes y contrastes entre negro y gris, pero que enseña más que cualquier otro. Ahora entiendo por que los alemanes hacen un monumento de todas las desgracias que han sufrido, el objetivo de todo es mostrarle al mundo que se puede aprender de los errores, en el caso de Alemania las guerras y catástrofes que han sufrido, y evitar repetirlos en el futuro.

Espero haya sido de su agrado....
Un fuerte abrazo desde la capital del mundo, NYC

Moisés 

23 comentarios:

  1. hermano. como siempre haciendo bien las cosas... sinceramente siempre me ha llamado la atención los sucesos de la segunda guerra mundial. y esta edición no la vi como "otra vez la misma historia" es muy bueno tu blog. y así podamos reflexionar sobre lo catastrófico que puede llegar a ser el hombre. sigue así sr Gonzalez un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Parra,lamentablemente la Segunda Guerra Mundial fue algo horrible de lo que muchos aún no han aprendido. Me alegra mucho que te haya gustado :) Un fuerte abrazo, espera la próxima edición!

      Eliminar
  2. Excelente reflexión! pensé que me acostaría triste por haber leído algo del holocausto pero todo lo contrario, me voy a dormir con ese mensaje de esperanza y tolerancia que dejaste al final :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frivo! :) awwwwww cómo me alegra que te haya gustado! De verdad :) Siento que estoy haciendo algo bueno jajaja seguiré escribiendo. A veces me da por dármela de reflexivo y hasta me funciona como en este caso! :) Un abraazote!!!

      Eliminar
  3. Muy bueno Moi, el articulo, mas no el frio que pasaste, me encanto y a pesar de esto todavia hay personas que creen que esto fue mas que todo fantasia, Dios haya tenido misericordia de esa gran cantidad de personas que perdieron su vida, un abrazote tqm @@hidais@@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hidais, gracias! Me alegra que te haya gustado! Tienes razón, hay muchas personas que piensan que todo esto es sólo un invento. Qué lástima de verdad... Ojalá algún día lleguemos a ser lo suficientemente tolerantes para vivir todos en armonía! Soñar no cuenta nada!
      Un abrazote grande en la distancia!

      Eliminar
  4. Ains Moi la energía de Sachsenhausen es rara. Yo estuve allá también. Saludines,
    Katherine G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Katy! Es una energía rara! Te publiqué el enlace ent u muro porque sé que fuiste a Berlín y me imaginé que tal vez habías ido al campo!!! Un abrazote!
      Bis bald!

      Eliminar
  5. ya la historia me habia parecido demasiado cruel, horrible y muy dolorosa y vienes tu a publicar esto ijijijij llorooo ;( que feito my nigga... liss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, mi amor! Hice lo posible por sacar una reflexión de todo! :) Un abrazo

      Eliminar
  6. Te admiro muchisimo Moises. Me encanta la manera como escribes. Deberias dedicarte de verdad a ser escritor. Te admiro por ser un chamo echado palante! y que siempre logra lo que quiere.
    cuidate mucho
    Evelyn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Evelyn... No sé exactamente qué Evelyn eres jajaja conozco varias! Gracias de verdad por el apoyo! un abrazote!

      Eliminar
  7. Chetoooo! Leído! Que macabro todo, no me esperaba menos. Eso de "El trabajo los hará libres" era un sarcasmo obviamente, (libres cuando murieran). No sabía que a Los Testigos también los hicieron prisioneros.El fanatismo, patriotismo,religiones, adoración,etc. son enfermedades mentales, solo dividen y crean intolerancia. En cuanto a los que siguieron órdenes del Fürer, son triple hp, no solo por el lado político, sino racional (vaya que hacerle caso a un loco es inaudito para mí), es algo de pusilánimes..(BTW vendrá del inglés "pussy"? ya lo busco jaja).Hablando de Judíos, te cuento que botaron al jefe ese que me tocó el verano pasado (por usurero)te podrás imaginar que todos mis compañeros están celebrando (online) la noticia.Incluso los managers! Creo que les voy a mandar esto pa'que lo lean.Te juro que por ese judío, ya todos casi-amában a Hitler. Y es malo generalizar, pero en dos ocasiones y en dos países solo me queda una percepción de los judíos: déspotas infinitos. Y es curioso, porque a pesar de todo lo que sufríeron, no parecen tener don de buenos. Espero que no todos sean así.Ciao boluu!

    ResponderEliminar
  8. Se me olvidó el acento en "qué" jaja. Ya vi que eres un maníatico en el FB, no me vayas a criticar la hortografia.Tengo cosiensia lingu-ístika ;) Ciaooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Boluda, jajajaja me haces sentir como si yo fuera un loco maniático jajajajajaja
      Con lo referente al texto, tienes razón, yo también conozco muchos judíos y créeme, el 90% de ellos me cae extremadamente mal. Pero bueno, después de tantas desgracias que han tenido hasta, a veces, los entiendo, más no los justifico!
      un abrazote, boludaaaa!

      Eliminar
  9. Wow. Me gusto mucho. Sí, bastante crudo y cruel, ¿pues como disfrazarlo? Así fue y como tú dices, es bueno al menos aprender de eso, más allá de lo que uno ve en teoría sobre la 2da Guerra Mundial. Muy interesante. Sólo tres cositas:

    1) ¿Qué es un welearepa? Jajajaja

    2) Un detallito, la palabra escasa, se te confundieron las letras con una z por ahí ;)

    3) Y es Asly jajaja xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chaaamaaaa! Gracias :) Ya lo cambio jajajaja
      Un welearepa es un sifrino, o sea, alguien del este del este xD jajajajaja
      un abrazo

      Eliminar
  10. Esta tan bien relatado q deja la sensación de haber estado alli y no que haya sido solo una lectura. Gracias por permitirnos hacer parte de esta historia
    Scarlet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi amor! Me alegra mucho que te haya gustado! Un abrazote!!

      Eliminar
  11. Es muy posible que estemos ante un futuro "Premio Miguel de Cervantes" y que estos relatos sean el comienzo de tu segunda o tercera novela.Cuando ese acontecimiento llegue no te olvides de nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariano! Pues no me olvidaré de ustedes! Jaja espero algún día por lo menos que me nominen a ese premio! Jajaja

      Eliminar
  12. I loved it...however, it made me feel bad about the bad things I could read. as you said before, how is it possible that the human beings are able to destroy their own race?? These places will always remind us one of the....(let me correct myself)THE MOST HORRIBLE event in humanity. it was such a great article. Nice job!! :) I like the new acronym you just taught me BBB lol loved it :)I cannot wait to read the one from Chicago :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I guess you're Nancy, right? lol I am really happy you liked it!
      That's life! sometimes it's hard to understand :)
      I'll write about Chicago soon!
      Hugs!!!

      Eliminar

Bienvenido a Tripping a la venezolana

¡Puedes seguirme en Facebook y Twitter!.

¡Suscríbete a Trippinng a la venezolana!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.